lunes, 26 de diciembre de 2011

2012


Según el calendario Maya, este año que entra va a ser el del fin del mundo… O eso era así hasta hace unos meses, ahora parece que la versión ha cambiado algo y resulta que lo que realmente querían decir es que se acababa un periodo de la historias e iba a empezar otro nuevo. La interpretación que cada uno le quiera dar a esto es muy libre. De momento con tanta crisis y tanta historia económica lo que parece que está claro es que el descontento con el sistema actual es generalizado en todo el planeta y a lo mejor, solo a lo mejor, el cambio sea ese, el que forcemos todos, a gobiernos y políticos, instituciones financieras de todo tipo y al sistema en general para que de una vez por todas sea de verdad y de una manera pacífica y no como se hacía antes, poniendo una guerra de por medio, que es lo que parecen que van buscando para quitarnos a unos cuantos de en medio.

No voy a ser catastrofista, aún estamos en periodo navideño y no es cuestión de amargar las fiestas a nadie así que cambiemos de tercio. Es tiempo de balance, estamos a final de año y en todos los medios hacen uno sobre de lo bueno y malo que ha sucedido durante este tiempo. También es época de elaborar listas de todo tipo, desde lo CDs mas vendidos a las de mejor o peor vestidas. Todo es una excusa para hacer listas con algo y rellenar páginas de revistas o de webs así como hacer programas especiales en la tele.

A nivel particular, mi lista es la que que creo de anuncios de colonias y perfumes que en estos días crecen como la espuma de cara a los Reyes Magos, y que por mucho que se empeñe Papa Noel, siguen siendo los favoritos, al menos en nuestro país, para repartir regalos. Por supuesto, no se trata de ningún estudio concienzudo ni nadie se juega prestigio ni un cuantioso premio. Se trata de algo entre la familia o los amigos y mas concretamente del grupito de los desayunos del trabajo, caldo de cultivo de numerosas listas ocasionales. Yo este año me quedo con el de J’Adore de Dior, y que conste que el año pasado me parecía hasta del mal gusto (aquel donde Charlize Theron se desprendía de todas sus joyas y ropa carísima diciendo algo así como que a ella no le hacía falta nada de eso, claro, sin salir de la suntuosa mansión donde se desarrollaba la escena). Este año han cambiado el decorado por un pase de modelos y entre bambalinas se encuentra a “compañeras” de la talla de Grace Kelly o Marilyn Monroe, casi ná.

El peor, para mi gusto, el de Carolina Herrera donde una joven modelo vestida con un traje rojo espectacular pretende hacernos creer que es todo muy juvenil con una música rockera que no le pega nada al conjunto, no se que pretende transmitir, da la impresión que la firma de la venezolana-neoyorkina no tiene ni idea de lo que la juventud vive a nivel de calle transmitiendo una idea de esta que no existe.

Ya ha pasado la Nochebuena y el día de Navidad. Todavía queda la Nochevieja y su resaca posterior y la semana siguiente el fin de fiesta que supone el día de Reyes, siempre mas infantil, supuestamente. Las listas de lo mejor y lo peor darán paso a la de las proposiciones de primeros de año, todo aquello que vamos a hacer en cuanto se acaben las fiestas, o después de las rebajas, bueno, o a primeros de marzo, que mas da, el caso es que lo vamos a hacer, seguro.

Por mi parte solo desearos un próspero 2012, por que con lo que está cayendo esta visto que si no hay algo de prosperidad no vamos a tener felicidad ni salud. Del amor ni hablamos. Lo que si me gustaría es que al menos el año que viene sea un poquito mejor que este. Espero hacer balance el año que viene por estas fechas, si no se acaba el mundo antes, claro.


miércoles, 21 de diciembre de 2011

Ya es Navidad

No hace nada que estábamos terminando el verano y diciendo aquello de que el tiempo pasa volando y las navidades llegarían sin darnos cuenta. Pues bien, ya están aquí, a punto de comenzar de manera oficial, porque para los comercios hace casi dos meses que empezaron, las fiestas que conmemoran el nacimiento de Jesús.

Si, porque a veces parece que se nos olvida lo fundamental, que estas fiestas son de carácter religioso aunque ya casi nadie haga referencia a ello. Gracias a la globalización y al mercantilismo que se ha generado, la Navidad se celebra en todo el mundo aunque de manera muy diferente a como fue concebida. Hemos pasado de un triste nacimiento en un establo en medio de Oriente a los fastos en lo que se ha convertido, no hay rincón del planeta donde no se ponga un adorno o se haga alusión al tema. Quiero creer que también genera un cierto buen rollo y eso se pega, gusta y en un mundo cada vez mas deprimido cualquier atisbo de alegría es bien recibido venga de la religión que venga.

Hace poco discutía con un buen amigo el carácter especial de estos días donde parece que se respira algo diferente, el hecho de juntarse con la familia, aunque como en mi caso, los veas muy a menudo, el celebrar en tan poco tiempo tantos acontecimientos, empezando por las comidas de empresa hasta el reparto de regalos, ya sea en Reyes, Navidad o cualquier día o simplemente el salir a la calle y ver el brillo de las luces, comprobar que este año, a pesar de la crisis, también lucen. El caso es que te guste o no, lo notas a cada paso por lo que yo defendía la postura positiva de que si lo son. Mi amigo, por contra, afirmaba que todo es muy falso, impuesto y forzado.

Es posible que tenga su parte de razón, las Navidades son las fiestas que mas detractores tienen, precisamente por todo eso. La obligación de tener que estar celebrando algo cada semana durante casi un mes puede machacar a cualquiera y mas cuando no te apetece para nada hacerlo. Yo puedo entender esa postura pero hasta cierto punto. Creo que son días para relajarse y disfrutar sin mas, si somos optimistas seguro que siempre hay algo que celebrar. Quizás nos falta esa mirada infantil con la que los niños ven las cosas y por eso ellos lo ven como realmente tiene que ser, con ilusión, alegría y percibiendo la magia que nosotros, los adultos, vamos perdiendo al medida que cumplimos años.

navidad11No solo en estos días, sino el resto del año, ojala todos fuésemos un poco niños la mayoría de las veces y que no perdiésemos esa ilusión y esa manera de ver la vida que es la mas simple que hay, si algo te gusta, lo dices y sino pues también, sin mentiras ni falsedades y sin doble sentido para cada frase que escuchamos. La vida es muy sencilla, nosotros la hacemos complicada.

Se que no voy a ser muy original pero os deseo unas Fiestas especiales, divertidas, con cariño, que recuperéis, si la habéis perdido, la magia, la mirada limpia y la alegría necesaria para seguir adelante. Ojalá pudiésemos despertar cada día como lo hacíamos en aquellos días de Reyes de cuando éramos críos ¿recordáis la ilusión con que lo hacíamos?

Que seáis muy felices

lunes, 12 de diciembre de 2011

Como un musical

Me gustan los musicales, ya se que eso me convierte en una especie de friki, lo asumo y francamente me da igual. Es lo que tiene llegar a determinada edad, que te suda todo lo que puedan pensar de ti. Me apasiona verlos en directo o en películas, he visto mucho de los que se han hecho en Madrid en los últimos tiempos, desde Los Miserables en el Nuevo Apolo hasta el último montaje sobre la misma obra en el Lope de Vega. El hombre de la Mancha, Cats, Rent, Cabaret, Grease, Mamma Mía y un largo etcétera que hacen que casi pierda la cuenta. Películas he visto muchas mas, desde clásicos como Sonrisas y Lágrimas, West Side Story, Hello Dolly hasta las mas modernas, Chicago, Nine o la última que acabo de ver, Burlesque.

Un día me gustaría hablar mas despacio sobre muchos de ellos por que si hay algo por la que tengo pasión es por esto. Que le voy a hacer, a otros les da por el fútbol y darían media vida por haber entrado el otro día en el Bernabéu a ver perder al Real Madrid. Yo mataría por ver todas las obras en Broadway o Londres aunque de momento me conformo con no perderme ninguno de los estrenos que se producen aquí en Madrid y que de momento no desmerecen en nada a los originales en las anteriores capitales.


La magia de la que tanto hablo en entradas anteriores se muestra aquí en todo su esplendor, por que decidme ¿Que hay mas mágico que ponerse a cantar en medio de cualquier situación? y además, es algo que sería posible, me explico, si ves una película de época, de ciencia ficción o de aventuras entiendes que es algo improbable que pase por motivos obvios pero cantar o bailar lo podrías hacer en cualquier momento, es factible. Ya se que es algo que nadie en su sano juicio haría de buenas a primeras aunque últimamente y gracias a la difusión que supone internet se ha creado una moda, la de los Flash mob, que consiste en preparar un número y representarlo en cualquier lugar sin publicidad previa, este se graba por una o varias personas, se edita de manera casera y se cuelga en la red. La idea ha recorrido el mundo. Los hay mas o menos elaborados pero el resultado cuanto menos es divertido y sorprendente.

Os pongo varios ejemplos, el primero curiosamente es aquí en Madrid y fue organizado como reclamo y publicidad para el estreno de la serie Glee en Neox, cadena de Antena 3. Serie que por cierto, es musical y con algunos números bastante buenos.







Este fue organizado por una empresa de telefonía en la estación de Liverpool, es de los mejores aunque claro, el patrocinio siempre hace. Se desarrolló para un anuncio aunque la gente que estaba en el inmenso hall no sabía nada con lo que la sorpresa que te puedes llevar a esas horas de la mañana y con la pestaña pegada debe ser mayúscula.





Por último os pongo este en Picadilly Circus en Londres, con el Singles Ladies de Beyoncé. Si buscáis encontraréis decenas de videos similares. De momento es lo mas parecido que vamos a tener a nivel de calle de algo así.



A pocos días de Navidad estamos en la mejor época para disfrutar de un buen musical, de esos que te hacen soñar y ver la vida de otra manera. No se me ocurre mejor manera de celebrarlo que en casa con una buena peli cargada de buenos números y acompañado de un café con pastas o un chocolate con churros, lo que mas apetezca.

martes, 6 de diciembre de 2011

Historias de la Gran Vía IV: Carta desde el tejado

Ya hace seis meses que me fui. Escribo esto sabiendo que nunca lo vas a leer, quizás por eso sea más valiente y me atreva a expresar todo aquello que nunca supe decirte. Aún es pronto para que perdones todo el daño que te hice, ojalá me hubiese dado cuenta antes. Desde aquí solo veo que estas triste, demacrado, con pocas ganas de vivir. Cuanto me gustaría animarte para que salieses adelante, aún no te quiero cerca de mí. Todavía no.

metropolis Esta mañana he visto amanecer sentado junto a la estatua del edificio Metrópolis de la Gran Vía, no es la primera vez que lo veo desde ahí. Recuerdo que siempre me decías que te gustaría vivir en la cúpula, ver salir el sol desde su tejado me hace sentir que estas cerca y sin embargo estas tan lejos, puedo verte pero no tocarte ni sentir tu respiración o tu olor es el peor infierno al que me podrían someter.

No te imaginas lo pequeño y poco importante que se ve todo desde este lado. Es una sensación muy rara, al principio te sientes libre, puedes ir de un lado a otro con solo pensarlo, todo pasa sin tiempo definido, no comes, no te cansas, pero cada día que pasa ves mas claro que el resto la eternidad va a ser esto y te planteas si merece la pena, no se si estoy preparado para ver envejecer a la gente que quiero, verlos sufrir e incluso morir. No tengo opción.

Hoy por hoy lo único que me anima es encontrarte, verte todos los días, saber que saldrás adelante, que encontraras a alguien que te haga feliz. Ahora me doy cuenta que antes no te cuidé como te mereces, daba por hecho que nunca me fallarías y así fue pero a que precio, no vi que necesitabas paz, estabilidad y conmigo no la tenías. Puto egoísmo, no te hace ver más allá de la punta de la nariz, quieres abarcar tanto, saber lo que hay mas allá, que no eres capaz de apreciar lo que tienes a tu lado.

Sabes que te quise más que a mí mismo pero ahora soy consciente que no lo hice bien y ver que sufres me duele. Mi partida te ha liberado, fue muy duro hacerlo así a pesar de que aquella tarde pensaras cortar conmigo. ¿Qué lo habría soportado? Quizás, no lo se. Imagino que no me hubiese quedado mas remedio pero lo que es el destino, al final fui yo quien puso fin a todo de repente, sin preverlo, a lo nuestro, a mis problemas, a mi mismo.

Desde la marquesina del Rialto a diario veo como pasas camino del trabajo, cabizbajo, el frío que ya tercia en Madrid en otoño, a un paso de las Navidades, hace que vayas encogido, abrigado hasta las orejas, estas tan guapo. Con el tiempo me iras olvidando pero espero, deseo, que siempre me guardes en un rinconcito de tu corazón por que mientras sea así yo estaré cerca, cuidándote y vigilando como no lo hice en vida.

Ojalá pudieses leer esta carta aunque creo que en el fondo ya sabes todo lo que dice. Solo te deseo lo mejor y lo vas a tener, las buenas personas se lo merecen y tu lo eres. La tristeza que ahora tienes se irá, pasarás página, volverás a sonreír y yo lo veré desde aquí arriba, solo entonces descansaré en paz.

Te amaré siempre

Oscar

Las otras historias de la Gran Vía:

miércoles, 30 de noviembre de 2011

El primer año en 3D

Parece que fue ayer pero ya hace un año desde que empecé la pequeña aventura de dar vida a este blog. Un año de cambios permanentes, unos buenos y otros no tanto, he hablado de muchos temas, he escrito algún relato, puesto decenas de fotos y puesto a prueba mis pinitos en diseño creando todos y cada uno de los fondos que han aparecido.

primera añoEl día 26 no estuve en mi rincón favorito para haber escrito esto y haber compartido con vosotros la celebración como he hecho con cada entrada, de manera íntima y enseñando parte de mi alma, sin llegar a desnudarse (que es lo que parece que se ha puesto de moda después del posado de Terelu para interviú). Había otra manera de celebrarlo, hacer un viaje, así que preparé las maletas y me fui a la capital de Baviera, Múnich. Dentro de un tiempo hablaré de esto, cuando haya dejado reposar los cientos de recuerdos y buenos momentos que acompañado de viejos amigos y otros nuevos, hicieron que este fuese un viaje con mucha magia. Gracias por ser así y por haber hecho que estos días hayan sido tan especiales, ellos saben quien son.

También quiero daros las gracias a todos los que leéis mis historias y me habéis acompañado en este año, espero sigáis apostando por mi en el futuro. Ahora voy a ponerme las pilas y preparar el próximo tema que aún queda mucho de que hablar. Empieza Diciembre, este año con menos fiestas para disfrute de los empresarios y en nada tenemos las entrañables o terribles Navidades, depende como se miren.

Gracias y Felicidades.

martes, 22 de noviembre de 2011

Rajoy, Harry Potter y la buena estrella.


Después de la jornada de elecciones, de esa fiesta de la democracia que tanto se cansa de repetirnos por todos sitios que fue el domingo pasado, empiezan los análisis de los resultados, del porqué unos han ganado por tanto y otros han perdido por mucho mas. La quinielas de los ministrables ya está a la venta (virtual) con la diferencia que aquí el premio no es para los que jugamos si no para los futuribles, a saber, un jugoso sueldo seguro para toda una vida como aquel de Nestlé pero mejor, o sea, un chollo.

La prensa seguramente ha hablado de todo esto. Estoy seguro, y no he hecho ningún repaso por que no tengo tiempo y por que el tema me cansa, de que han hablado de hasta el porqué de los colores de los vestidos que llevaban las señoras-futuribles que acompañaron a Mariano ayer en el balcón de Génova. Por cierto a Miss Soraya la vamos a perdonar por que la pobre está recién parida y no está para muchos trotes. Ana Mato de blanco impoluto, seguro me copió aquello que dije cuando decidí el cambio de imagen para el blog, eso de que en el blanco es como la página de un cuaderno donde empiezas a escribir, quizás ella quiere empezar una nueva etapa así. Lola de la Mancha, o María Dolores de Cospedal para los compañeros de partido y contertulios políticos de la radio y la televisión, iba de azul, como el color de su partido, entre simbólica y pelota ella. Elvira señora de Mariano y presidenta consorte electa iba de verde-esperanza-aguirre. Por cierto la Condesa consorte de Murillo y Grande de España (según Wikipedía) ¿Que no sabéis quien es? seguro que si, The Mrs. President of the Community of Madrid, vamos, eligió también una chaqueta de un color en el mismo tono que Elvira, seguro que para que ésta se sintiese arropada.

¿Y Mariano, con que nos sorprendió? pues con nada, este hombre nunca sorprende, bueno entre los hombres políticos, la verdad es que el vestuario no sorprende casi nunca, desde la chaqueta de pana de Felipe no han marcado ninguna tendencia reseñable. La corbata, que es de lo único de lo que se puede hablar en ellos, era de un tono mas que neutro, invisible, sin alegría ninguna, como él. Me da que nos espera una legislatura aburrida, con el tema de la mayoría absoluta no se va a discutir de nada en el parlamento por que ya lo llevan todo ganado y el nuevo y flamante ganador tiene menos salsa que un filete de pollo a la plancha. Espero que Sorayita recupere pronto su genio, que lo tiene, y figura para que nos sorprenda con otra sesión de fotos como aquella que escandalizó a toda aquella panda de mojigatos sin humor que no supieron ver mas allá de sus retrógradas narices. A lo mejor anima a todas sus posibles compañeras de gobierno y hacen un posado que da mas que hablar que aquel otro de ministras de Zapatero envueltas en pieles falsas para el VOGUE. Éstas seguro que de falsas nada, ni buenas tampoco que hay que ser políticamente correctas, pero algún Chanel, Dior o Valentino seguro que si se ponían ¿Hacemos apuestas? Sería otra quiniela para después de la de los ministrables. Claro que con la crisis a lo mejor no era de muy buen gusto pero pensándolo bien que mejor manera de dar una imagen de España que la del derroche y lujo, como que nos sobra, es la que hemos dado siempre y al fin y al cabo, eso vende y ya sabemos lo que se dice, al mal tiempo, buena cara, lo mismo así engañamos a la dichosa deuda externa y los puñeteros mercados internacionales. Ya no colaría.

El sábado día de reflexión en la primera de tve pusieron “La buena estrella”. No se si lo hicieron aposta por aquello que es lo menos parecido a unas campañas electorales y a lo vorágine que suponen la noticias económicas últimamente pero es la típica película que con lo mas mínimo te hace pensar precisamente en todo lo contrario de lo que supone la política y la macroeconomía, en que la sencillez es la base para una buena vida y que a las buenas personas no hace falta que les toque la lotería ni la ambición para llevar una vida plena. Una historia sencilla con un estupendo guión y unas interpretaciones de lo mejor de sus protagonistas. Resines, actuando y no haciendo de si mismo como en tantas series televisivas. Maribel Verdú, impagable, haciendo uno de sus mejores trabajos y Jordi Mollá en una actuación dura y a la vez contenida sin sobreactuaciones como está haciendo últimamente desde que se codea con Hollywood. Para los que no la habéis visto, no voy  engañaros, es un drama con un final no muy feliz. Película muy recomendable, para mi, una de las mejores del cine español de los últimos 15 años.

Para el día de la fiesta de la democracia elegí sin embargo algo totalmente diferente. Me cogí la escoba y la varita mágica y decidí trasladarme al castillo de Howarts con Harry Potter y toda su superpandi a descubrir los secretos de la Orden del Fénix. Como podréis imaginar nada que ver con la anterior, aunque aquí hay también no una sino una retaila de estrellas del firmamento Inglés que echa pa trás y todas o casi todas buenas, desde Maggie Smith hasta Helena Bonhan Carter pasando por Emma Thompson además de los protagonistas fijos de la saga. Fantasía a tutiplé, efectos todos y más y un despliegue de medios que ya los quisiera Zaplana para su Terra Mítica.

Quizás viendo lo que nos espera en un futuro no muy lejano, no nos va a quedar otra que echar mano de la imaginación para intentar llegar a fin de mes y que mejor que Harry y sus colegas para enseñarnos como hacer magia de la buena para engañar a nuestra mermada microeconomía que es de la que entendemos. Animaros que ya con el PP no queda nada para salir de la crisis y además de privatizar todo lo privatizable pronto recalifican hasta la Casa de Campo para hacer otros cientos de miles de bloques y todo arreglado, si ya crearon una burbuja, no cuesta nada crear una segunda, y como dicen en mi pueblo, el que venga atrás que arree.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Siempre nos quedará Paris

Con esta frase se despedía Humphrey Bogart de Ingrid Bergman en la mítica y antigua “Casablanca” después de recordarnos a lo largo de la película lo felices que habían sido en la ciudad de luz en el pasado.



Opera
Paris es un mito por si sola y junto a Nueva York, Londres o Roma, son capitales clave en el mundo, hay que conocerlas a lo largo de la vida aunque solo sea para forjarte una opinión propia sobre ellas ya que la publicidad que se nos ha hecho a través de películas, series o reportajes en revistas, las envuelve en un halo de “divinidad” que no siempre se ajusta a la realidad mas cotidiana.

Notre Dame
He visitado la capital francesa en dos ocasiones, la primera vez fue en un mes de agosto de hace ya algunos años. Era el primer viaje al extranjero que hacía y me deje aconsejar por la, supuestamente experta, agente de viajes que nos envió a mi hermano y a mi a un hotel a tomar por c… del centro en un barrio no muy atractivo precisamente. La primera impresión no fue nada buena. Desde entonces nunca he vuelto a seguir consejos en este sentido, y desde que existe internet, mucho menos.

Puente de Alexandre III
Como íbamos de pardillos hicimos algo que tampoco he vuelto a hacer, las prescindibles excursiones panorámicas de la ciudad donde te enseñan ¿todo? en el menor tiempo posible. Conclusión, en postales Paris se ve mucho mejor y es menos cansado. En aquel viaje también descubrí que lo de la ciudad de las luces es otra de esas mentiras que te venden, me pareció una ciudad de lo mas triste de noche con edificios poco o mal iluminados salvo la excepción que supone la torre Eiffel, símbolo de la ciudad mal que les pese a ellos mismos.



Otro mito es eso de que es la ciudad del amor, a ver, si vas enamorado, te da igual Paris que Teruel. Mi segundo viaje fue hace 4 años, iba con pareja, enamorado y no la vi con ninguna luz especial. Pasamos un frio horroroso, se nos ocurrió ir en pleno mes de diciembre prenavideño y algo influiría el ir abrigado hasta los ojos con dos pantalones, dos pares de calcetines, camiseta de thermolactyl bajo el jersey y el abrigo que no te lo quitas ni para entrar a mear en los famosos bistró para que el romanticismo no hiciese acto de presencia en todo el viaje.

En este segundo viaje es verdad que la ciudad me gustó mas, pateamos algunos de sus barrios, unos por conocidos como Montmartre, y esas calles con aire de pueblo en pleno centro que guardan el mayor encanto de la ciudad a pesar de los cientos de turistas y de las consabidas tiendas de suvenir que lo llenan todo cuanto mas cerca estas de la basílica del Sagrado Corazón. Y otros por desconocimiento, simplemente descubriéndolos de una manera casual y como a mi me gusta, perdiéndote para después, preguntando o a través de un mapa, encontrarte. Eso hicimos, con la cámara al hombro una mañana con ganas de subir a la torre Eiffel. Desde el hotel, cerca de Saint Honoré nos dirigimos, primero por una ruta mas ortodoxa, por la plaza de la Concordia (inmenso llano cruzado por coches por todos sitios donde no se sabe cual es el espacio para los automóviles y cual el de los peatones) pasamos el rio por el puente de Alexandre III, uno de los mas bonitos que cruzan el Sena, hacia los Inválidos (donde se encuentra la tumba de Napoleón entre otros), pero al ver que todo era muy previsible decidimos meternos por la rue Saint Dominique de la que no se habla en ninguna guía turística pero que te ayuda a adivinar como viven los parisinos en su día a día corriente, te sorprende como todos los establecimientos guardan una estética exterior que hacen que nada pierda su encanto. Al fondo, perenne, la torre de hierro mas famosa del mundo, como vigilando que todo siga igual que hace mas de un siglo cuando se construyó para la exposición universal de 1889.

Torre Eiffel
Tras casi una hora de cola en la que mi pareja y yo nos turnábamos para movernos y así entrar en calor, y hacer alguna que otra foto, subimos a la torre. Esto si que es imprescindible por muy de guiri que sea, las vistas son impresionantes, casi mejor desde la primera y segunda planta que desde la última, donde todo se ve demasiado pequeño. Tener una ciudad, sea la que sea, a tus pies, siempre te da cierta sensación extraña, te hace ver lo frágil que es todo, un terremoto, un huracán o incluso una guerra puede destruir lo que ves en minutos.

Moulin Rouge
Otras vistas hay desde la escalinata del Sacre Coeur, esta gratis y sin colas además de acompañado de algún músico callejero que te lo hace mas ameno. Desde allí arriba merece la pena también perderse callejeando hasta ir a dar con el Moulin Rouge, en el Pigalle, visitando su pequeña tienda museo en la Rue Lepic donde se muestran restos de sus espectáculos, trajes, fotos, objetos… curioso. Bastante mas modesto que el gigantesco Louvre, imposible de visitar cuando vas solo para dos días.

Barrio Latino
El barrio Latino es otro de esos puntos por donde hay que pasar, lleno de restaurantes y de vida, es acogedor. En mi primera visita y tras una de esas excursiones odiosas, esta en Bateau Mouche por el rio Sena, para mi sin ningún interés ni encanto, toda la gente que íbamos y ante la perspectiva de llevarnos al hotel de las afueras a media tarde, decidimos en consenso pedir que nos dejasen allí para regresar por nuestra cuenta en metro a la hora que nos apeteciese. Así fue y tras recorrer las calles, cenar en un pequeño restaurante quedamos todos en el metro de Saint Michel, muchas risas, fotos del grupo en el anden, un cuadro entre tanto estirado parisino. Llegada al destino y mas de 15 minutos de caminata por un barrio que me rio yo del puente de Vallecas.

Arco del Triunfo
Visita obligada merecen los Campos Elíseos, uno de los centros de la ciudad, por que hay muchos, su avenida mas emblemáticas a nivel internacional, esa que vemos en la final del Tour de Francia con los arboles cortados para parecer un muro y el Arco del Triunfo al fondo. Tiendas de todo tipo y para todos los bolsillos. Casi llegando a la plaza de la Concordia se encuentra la Av. de la Montaigne, conocida por ser la sede de todas las marcas de alta costura míticas como Chanel, Dior o Valentino, aquí el bolsillo se te queda pequeño, lugar de compras solo para unos privilegiados y si no eres uno de ellos siempre te puedes conformar mirando sus escaparates, hay vestidos que son autenticas obras de arte. Si seguimos esta calle hasta el final, nos toparemos de bruces con el Pont d’Alma, donde la malograda Lady Di perdió su vida en un accidente de tráfico. Justo allí se encuentra una réplica de la llama de la Estatua de la Libertad Neoyorkina, lugar escogido por los admiradores de la princesa, para dejar flores, velas, escritos, etc. en su recuerdo.



Galeries Lafayette
Otros lugares para recordar: la place Vendóme en Navidad, parece mentira que un sitio conocido por todo el lujo que te puedas imaginar y que tenga una iluminación navideña de lo mas cutre, por cierto, a mi la plaza me pareció un inmenso parking cruzado por una carretera (aquí como en la plaza de la Concordia recordé a Gallardón, que haría milagros con unos espacios tan enormes y tan mal aprovechados). La cercana calle de Saint Honoré, esta si con mucho encanto y con tiendas para ir cargadito de dinero. Las galerías Lafayette del boulevard Haussmann, grandes almacenes con una plaza interior preciosa y con precios para todos los bolsillos. La vista de la torre Eiffel desde el Trocadero, lo mas bonito de la noche parisina. La inmensa plaza del Louvre con la pirámide de cristal en medio, aunque aquí lo mejor está dentro, lástima que haya ido con tan poco tiempo, asignatura pendiente.

Centro Pompidou
El pequeño barrio gay que me sorprendió precisamente por que casi pasa desapercibido, está por la zona del Hótel de Ville, ayuntamiento de la ciudad, y supimos donde era por que nos informamos previamente, hasta en esto son raros los parisinos. Relativamente cerca está el centro Pompidou, sorprendente por su arriesgada arquitectura en la zona que se ubica. Siempre pienso que esto así como la pirámide del Louvre aquí en Madrid sería inviable sino recordad la que se montó cuando la ampliación del Prado donde se pretendía hacer una especie de rampa de cristal, casi se inicia una guerra en el barrio… pero eso es otra historia. Y lo mejor, la cena de la primera noche en el restaurant La Sourdiére en la calle del mismo nombre, un sitio con un encanto especial de esos que te encuentras sin buscar con un personal de lo mas agradable.

Entrada al metro (Art Decó)
Es curioso pero de los dos viajes recuerdo el frío, en diciembre es inevitable y muy predecible pero en agosto choca bastante. Sales de Madrid a casi 40º y llegas a la capital de Francia y lo primero que haces es ir corriendo a comprarte una sudadera de urgencia, y el pantalón largo que llevas por si refresca, no te lo quitas en todo el viaje.

En Paris como en Nueva York, las dos ciudades que conozco de las cuatro que mencione al principio, me faltó esa magia que te da el cine, oír un acordeón de fondo, ver a Meg Ryan perseguida por un Kevin Klein de lo mas tópico que se ha visto en el cine y sin embargo adorable. O a Carrie Bradshaw/Sarah Jessica Parker paseando con unos Louboutin estupendos, de esos que nadie se pondría para hacer turismo, solo ella.

Evidentemente no vi a Picasso ni a Monet o Cezanne tomando un café en la place du Tertre. Ni escuche a Edith Piaf en ningún sitio. Y por supuesto tampoco coincidí con Catherine Deneuve en el metro. Ni tantas y tantas cosas que aunque sabes que no van a pasar sin embargo tienes la esperanza que ocurran, es como jugar a la lotería.



Aún así es una ciudad con mucho encanto y que a pesar de que quizás no es lo que esperas puedes tener momentos inolvidables. Hay que ir con la mente lo mas despejada posible y con ganas de ver y disfrutar, recomendable ir enamorado mas que nada por que con amor las penas son mas pasajeras, y eso si, mejor en primavera-verano. Y esto es aplicable para cualquier viaje. Y sino, siempre nos quedará… Madrid.










sábado, 5 de noviembre de 2011

La mala leche

Esta semana, a pesar de haber estado de vacaciones y por lo tanto tener mucho tiempo libre, las he dedicado a no hacer nada, ni el papo. Siempre he pensado que cuando tienes una semana así es para salir fuera, donde sea, menos quedarte en casa pero mira, sabéis que, no me arrepiento. A veces no hacer nada sienta tan bien.

De hecho en un par de días regreso a trabajar y no me está dando ningún bajón, que tampoco es que me de otras veces, no creo yo mucho en eso de la depre postvacacional y demás zarandajas que se han sacado los psicólogos de la manga para llenar sus consultas.

En estos días me ha dado tiempo a leer las noticias, mucha actualidad y algún artículo que otro sobre otros temas no tan candentes pero para reflexionar. Esta mañana he estado leyendo precisamente uno sobre la esposa de Bernard L. Madoff, que para quien no sepa quien es, es uno de los culpables de la caída de eso de los “mercados financieros” que llevo a la ruina a muchos particulares y a la quiebra a mas de una empresa, vamos un ser muy querido por muchos, para ahogarle. Según cuenta el periodista, la ya no señora de Madoff, puesto que se ha separado, está contando en entrevistas a medios de su país su historia y pide cierta clemencia o compasión puesto que, según dice, ella no sabía nada. La justicia les ha incautado todos los bienes y prácticamente no tiene donde caerse muerta, en el camino de la historia el hijo mayor de la pareja se ha suicidado al no soportar la situación, y la nuera ha escrito un libro poniendo a caer de un burro al empresario, a ella y a todo lo que ha puesto por delante. Vamos un drama. (ver artículo).

Como ocurre con muchos artículos de este tipo y gracias a la interactividad que tiene internet que permite poder dar tu opinión en el acto se ha desatado un aluvión de criticas en contra de esta mujer y de su familia donde prácticamente se pide la cabeza de todos ellos y de alguno mas. Se les ha llamado de todo menos bonito, con mas o menos motivo pero con una saña que asusta. En el mismo periódico digital hay otro artículo sobre el estado actual del ex yerno real, Jaime de Marichalar, afortunadamente para él no está en tan mala situación como la anterior señora pero también tiene su drama personal. Y otra vez se ha generado una polémica, mas gorda si cabe, que ha servido para poner verdes no solo a él sino a toda la familia real, la institución, el gobierno y a la Virgen María que pasaba por allí. Y no quiero hablar ya de cuando el tema es relacionado con política, saltan chispas, por que si solo fuese culpa de Zapatero todo quedaría ahí pero no, entre unos tirando piedras a los otros y estos contra los primeros, se organizan unas batallas dialécticas que me rio yo de los debates del “Sálvame”

La manera de opinar es tan cruel a veces que asusta. Vale que hay libertad para dar tu opinión y expresarte como te de la gana pero ¿Hace falta tanto ensañamiento? ¿Tanta rabia tenemos que hay que soltarla así?. Meteros en cualquier foro de internet sobre casi cualquier tema y veréis de que hablo. No se si esto se produce gracias al anonimato y por lo tanto la libertad de soltar las mayores burradas sin miedo a nada o es por que hay mucho reprimido que no tiene otra manera de descargar su ira, si no puedes discutir con tu pareja, con tu jefe o con el vecino de al lado al menos lo haces virtualmente contra el que toque ese día por internet. En cierta manera me recuerda a los que van al futbol a berrear contra el arbitro, el equipo contrario o propio, al presidente del club o a quien sea con tal de quedarse relajados. Y parece que funciona, va a ser cuestión de probar.

La sociedad está crispada, esto nadie lo pone en duda, hay un mal rollo generalizado que da mucho miedo. Tanta rabia por tantos motivos diferentes pueden hacer que explote un día y las consecuencias son impredecibles. Lo del 15M no deja de ser una válvula de escape pero se está comprobando que no es suficiente. ¿Que pasará mañana? Quien sabe, solo espero que se quede en eso, palabras. Y si sirve para descargar esa ira e irse contentos a la cama pues vale pero a mi me pone de los nervios tanta mala leche.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Historias de la Gran Vía III: No habrá verano para Oscar

Habían quedado a las cinco, no son mas de las cuatro y media y Carlos ya se encuentra en el Nebraska, no le gusta hacer esperar así que tiene la manía o costumbre, depende como se mire, de llegar siempre antes de la hora. Hoy con mucha amargura por que lo que va a hacer no es agradable, no le gusta pero es necesario. Cortar con Oscar es lo mas difícil que ha hecho en su vida.

Pide un café en la barra y mira el móvil por si le hubiese llamado, Oscar no es precisamente puntual aunque es verdad que queda aún mas de veinte minutos para las cinco. Carlos recuerda los momentos buenos, que han sido muchos pero también los malos, si los pone en una balanza estaría promediado, no cree que una relación tenga que tener esa equidad, lo positivo debe superar por amplía mayoría y con Oscar no es así.

Su cabeza va rápido, de la balanza pasa a aquel primer encuentro en un bar de Chueca, se habían conocido unos días antes por un chat, no confiaba mucho, las fotos que le había enviado no eran muy prometedoras pero a las malas que podía pasar, tomas algo, una pequeña conversación sin descartar un polvo rápido y cada uno para su casa, como tantas otras veces. Llegó él antes como sucedería en el futuro siempre, al rato Oscar apareció por la puerta, sonriendo, con ese pelo de loco que en otro quedaría mal y sin embargo en él era perfecto –¿Carlos?- dijo –Sabía que eras tú - ¿Por qué?- Eres igual de serio que por el chat – Pero si no hemos hablado aún – y Oscar sonrió, con esa risa que hacía que te olvidases de todo. De aquel primer encuentro siempre recuerda aquella sonrisa…

El café se le enfría, no se da cuenta pero pasan los minutos, se lo toma y pide otro, mira el reloj, ya son las cinco, no espera que Oscar sea puntual, no lo ha sido nunca, solo espera que no tarde mucho, está nervioso y quiere acabar cuanto antes.

Llevaban tres meses, Carlos lo recuerda como si fuese ayer mismo, un día en un bar se le acercó un tío, algo mas mayor que él, creyó que intentaba ligar, Oscar había ido al servicio –Hola- dijo, él contestó sin mucha gana, el desconocido preguntó –¿Eres amigo de Oscar? - ¿Por…? – por si os apetecía venir a mi casa, la otra vez él y su amigo se lo pasaron muy bien conmigo –Perdona, creo que te confundes-. Oscar salió del baño y les vio hablando –¿Que pasa Carlos? - Este tío dice que has estado en su casa con otro tío ¿Es cierto?- Oscar lo negó, pero el otro tío insistió –Qué rápido se te olvida, y eso que solo hace un par de semanas- Carlos daba por hecho que podía haber pasado algo así antes de conocerse pero que sucediese solo unos días antes le descolocó…

El segundo café ya era historia, una lagrima lo había amargado. Después de aquel encuentro tuvieron su primera gran pelea, Carlos le dejó, cortó con él pero a los pocos días, cuando todo se hubo tranquilizado, volvieron. Oscar se presentó en su casa con un ramo de rosas que le parecieron de lo mas cursi pero que acompañado de su sonrisa bastaron para que le medio perdonase y que después de una tarde de sexo, en solo unas horas el perdón fuese completo.

-Perdone, ¿Desea que le ponga algo mas?- El camarero hace que regrese de sus recuerdos, Carlos se le queda observando, detrás en la estantería de la barra, un reloj digital marca las cinco y media –Otro café, por favor-.

El primer viaje que hicieron fue cerca, en verano, Oscar había empezado a trabajar hacía poco y no tenía vacaciones así que aprovecharon un fin de semana para hacer una escapada a Cádiz. Después hicieron muchos mas, pero aquel fue el mas especial de todos. Estuvieron juntos todo el tiempo, enamorados, sin importar el resto del mundo, riendo por todo, intercambiando miradas cómplices. Sobre todo recuerda un momento, en una calle muy estrecha por donde no pasaba nadie, oyeron a alguien cantando flamenco, ninguno de los dos sabía que podía ser, si una bulería, seguiriya o una soleá, no entendían solo se quedaron parados escuchando la voz acompañada de un guitarra, el tiempo se paró un instante y hasta los pájaros dejaron de trinar. Cuando terminó miraron a su alrededor, la vida empezó a fluir en esa calle de nuevo ¿Que había pasado? Solo ellos lo vivieron, nunca después lo hablaron ni entre ellos ni con nadie…

El tercer café le ha puesto mas nervioso aún, mira el reloj de la barra y marca casi las seis, ve en la calle como una joven se levanta de una mesa de la terraza y abraza a un tío, parece que no se ven en años, no puede evitar pensar la suerte que tienen algunas. Carlos decide pagar y salir a la calle, no aguanta mas… En la Gran Vía con el ruido de siempre decide llamar a Oscar. No contesta. Entra de nuevo en la cafetería y deja un recado al camarero, describe como es Oscar y le dice que si aparece le diga que viene enseguida.

Durante años hizo como que no veía nada pero desde aquella primera vez con aquel tío del bar, supo que había habido otros, Oscar desaparecía días enteros sin decir nada, sin llamar, sin un mensaje, simplemente dejaba de existir. Luego volvía a presentarse en casa, siempre con un ramo de rosas y una sonrisa. Pero cada vez resultaba menos cursi, la sonrisa mas falsa y el perdón mucho mas difícil. Lo único que hacía que todo volviese a ser igual al cabo de los días era el inmenso amor que Oscar le tenía, Carlos lo sabía y que hubiese matado por él también, pero la relación que tenían no era sana, no podía acabar bien. Oscar vivía el momento, no le importaba mucho el futuro, cuando estaba con Carlos era feliz, se le olvidaba todo, vivía para él, nunca veía problemas, Carlos casi que tampoco, pero solo casi, su carácter ante los demás iba cambiando, siempre ha sido una persona mas bien seria y al principio le invadió esa vitalidad de Oscar que era mas que contagiosa. A lo largo de los años esa alegría fue desapareciendo y poco a poco se fue convirtiendo en alguien lleno de amargura mal disimulada, algo que le asfixiaba y que sin embargo cuando estaba con Oscar parecía desaparecer, solo lo parecía…

La Gran Vía rebosa actividad, gente extraña que invade las aceras, cerca de la cafetería está el Lope de Vega, Carlos se acerca mientras llama a Oscar por cuarta vez, sigue sin coger el teléfono, no cree que otra vez, que esta vez sea capaz de hacer lo de tantas veces, desaparecer. Esta enfadado, dolido, preocupado, no aguanta mas, tiene que terminar con esto, Oscar tiene que aparecer ya para cortar definitivamente, sin embargo ve la fachada del teatro donde ahora dan “Los Miserables” y tiene la idea de comprar un par de entradas. Esa dualidad es innata, por un lado le mataría y por otro le amaría hasta el fin. Siempre que desaparecía, al regresar, lo primero que hacía era respirar al saber que estaba bien, después venían los enfados, las broncas y todo lo demás…

Son mas de las siete de la tarde, la mezcla de rabia, enfado y preocupación va en aumento, sigue sin coger el teléfono y ya ha perdido la cuenta de las veces que ha llamado, apoyado en la valla de la salida del metro de Callao contempla la acera de enfrente, donde están los cines del Palacio de la Prensa, respira hondo, tiene la certeza de que aparecerá, por la mañana le recalcó varias veces que era importante lo que tenían que hablar y Oscar prometió ir sin falta. No le ve desde hace tres días aunque han hablado por teléfono varias veces. Se fija en una pareja de señores mayores, paseando agarrados de la mano, eso le provoca una leve sonrisa y cierta paz, piensa que algún día él podría estar así y sueña en que sea con Oscar a pesar de todo. Suena el teléfono, mira la pantalla, es Oscar –Se puede saber donde demonios estas, llevo mas de dos horas esperando- pero la voz al otro lado de la línea no es la suya –Carlos, soy Sonia- Su hermana –¿Que pasa? ¿Donde está Oscar?- Sonia solloza, se repone, hace un pequeño silencio y dice –Oscar ha muerto-.

jueves, 6 de octubre de 2011

La vida en un tren (de cercanías)

Por circunstancias adversas aunque necesarias durante unos días he recuperado la costumbre, buena o mala, depende como o a que hora se mire, de coger el transporte público para ir a trabajar. No se como hay gente que le tiene tanta manía a esto de montar en tren o en metro, vale que una vez que te acostumbras al coche como que te cuesta pero que queréis que os diga, tiene cierto encanto (veo vuestras caras pensando “este tío esta loco”).

Durante la cantidad de años que lo utilizaba a diario la rutina pasaba por que a primera hora vieses la cara de zombis que llevan algunos y que lejos de dar miedo dan cierta pena, tanto que te dan ganas de acercarte y echarles una mantita por encima para que sigan durmiendo. Eso si, como en una coreografía perfectamente estudiada, todos los días éramos los mismos y a la misma hora los que cogíamos el mismo tren y nos sentábamos en el mismo sitio, y si había algún cambio enseguida nos mirábamos todos y nos dábamos cuenta que algo raro pasaba. Ves pasar la vida sin decir ni mu, podías controlar, por ejemplo, el embarazo de aquella morena que se sentaba junto a la puerta del segundo vagón y que el día que faltó ya sabías que había parido, que a los cuatro meses regresó y volvió a sentarse en el mismo sitio, y como la chica de origen ruso que se sentaba en el asiento de enfrente la miró y la sonrió, convencida que todo había salido bien a juzgar por la cara de la joven.

O como los que van a la universidad, en función de que vayan los apuntes te enteras de la carrera que están haciendo. Y no me digáis que no intentáis leerlos por que lo hacemos todos, no se si por curiosidad o por pasar el rato del alguna manera pero al final se convierte en costumbre. Es como una  especie de Gran Hermano donde todos sabemos de todos solo que no nos pagan por soltarlo en la tele ni se entera nadie mas que los que nos vemos día a día en el vagón. Una especie de familia donde la única norma es no hablarse nunca a no ser que sea para pedir permiso para pasar y poco mas. El día que ves a algún amigo casi que prefieres que no te vea porque con la charla que debes tener llena de tópicos y compromisos, rompes de tal manera ese fino hilo invisible que te une a tus compañeros de vagón que sientes como te miran molestos. Eso si, al día siguiente todo esta olvidado.

Y todo esto entre libro y libro, por que en el tren se lee mucho, me atrevería a decir que mas que en ningún sitio. Yo al menos es donde mejor leo, en casa no encuentro ni sitio ni tiempo. En este sentido he visto estos días que ha cambiado cierta manera de leer, hay mucho ebook o libro electrónico aunque también mucha tablet, los mp3 de casi han desaparecido, ahora que menos que un mp5 aunque el Smartphone barre, valen para todo. La gente no solo lee, también consulta internet, chatea y hasta ve películas. Y pensar que no hace tanto tener un walkman era lo mas.

La parte negativa son las horas puntas, por mi horario en la ida me libro pero a la vuelta no. Ahí todo el romanticismo se pierde entre tantas almas, demasiadas para tan poco sitio. El sutil y plácido ecosistema de las mañanas se rompe y pasa a ser otro donde todos somos animales a la caza de un sitio donde sentarse, un hueco donde apoyarte o al menos un trozo de barra donde sujetarte. Las miradas cómplices pasan a ser casi asesinas como te adelantes a alguien y le robes el sitio. Aquí la leyes de igualdad es donde se cumplen mas a rajatabla, tanto que la ministra estaría orgullosa. Todos somos iguales, no existen ni hombres, mujeres o niños, lo mismo da la edad, la salud o si estas embarazada, simplemente somos fieras. En cuanto se abren las puertas del tren notas el cambio, no ves personas, solo enemigos a aniquilar, analizas el espacio libre, la manera de ocuparlo, a quien hay que derribar para ello y las posibles victimas. No me extrañaría que en breve los móviles incluyesen alguna aplicación con el plano de los vagones y toda la información que te hace falta para este cometido. Tu vida se ha convertido en un videojuego, tu eres Terminator.

Durante años esta fue mi película, ahora solo van a ser unos pocos capítulos de una miniserie que me valen para recordar todo aquello aunque con ganas de recuperar mi coche y seguir espiando a otros zombis, los de la M40, comedores de mocos y casi que con peor mala leche y mucho mas peligrosos, llevan un arma mortal en sus manos.

Si alguna vez veis a la morena, no le digáis nada, romperíais el hilo.
cercanias

domingo, 25 de septiembre de 2011

Hombres, hombres.

Cuando empecé a escribir esta entrada la idea inicial era hacer un panfleto lleno de mis pensamientos y cargados de moralina, como ya he hecho antes con otros temas pero lo borré todo, este es el cuarto intento y no se si lo acabaré.

vin diesel Una entrada sobre hombres da mucho de si, es mas podría hacer otras diez mas o cien. Cada cual tendrá una idea sobre el ser perfecto, ese príncipe azul que todo el mundo nos previene que no existe y que debe ser verdad por que no aparece ni con un milagro. Y mira que últimamente me esfuerzo en buscar pero ni por esas.

Podría decir lo que busco o lo que me gusta pero caería en tópicos y al final todo es mas sencillo, nadie es perfecto, todos tenemos defectos y la pareja ideal es aquella que sabe sobrellevar y admitir los posibles errores y aceptar el carácter del otro (al final caigo en la moralina, no tengo remedio).

Lo primero que se ve en cualquiera, es su aspecto, su físico y quien diga eso de que la belleza está en el interior y bla bla bla cae en otro topicazo de los que se caen para atrás por si solos. Nos guste o no lo primero que vemos de alguien y lo primero que nos atrae es el aspecto externo, allá cada uno con sus gustos, la belleza es subjetiva. Si alguien no te atrae de primeras, difícilmente vas a ahondar en su interior, es mas, una vez presentados y con cierto conocimiento, por muy buen fondo que tengas si al otro no le atraes aunque sea mínimamente, la relación no saldrá adelante ni rezándole a San Judas Tadeo, patrón de los imposibles.

A todos nos gusta lo bello, y repito que es subjetivo, lo que para mi puede ser maravilloso, para otros no lo será tanto. Además, los gustos cambian, y las opiniones también, lo digo por si un día aparezco al lado de alguien que no sea el prototipo que se me presupone por algo que halla dicho en un pasado.

Además, hablamos del príncipe azul, ese hombre que nos llevará al altar y al que exiges que todo en él tenga cierta coherencia, que sea guapo o al menos minimimente atractivo, inteligente, divertido, etc… Luego están los demás, a los amigos no les exiges físicos espectaculares, están para otra cosa. A los ligues si, y encima es lo único que cuenta. A un tio que conoces una noche no le pides máster ni coeficiente de inteligencia, es mas, según el caso, solo te interesa una parte del físico y ahí, digan lo que digan, lo único que importa es el tamaño.

Tengo una manía, o fijación, cada vez que veo un tío pienso si es guapo o no en función de su fotogenia ante una cámara, deben ser rarezas del fotógrafo aficionado que llevo dentro, también me pasa con ellas, conozco gente que de primeras no llaman la atención y sin embargo son terriblemente fotogénicos, y a mi eso me enamora. Es algo que pasa pero al contrario con personajes conocidos de la tele o el cine, actores o actrices que ves por la calle y te llevas una decepción al ver que no son tan estupendos como salen en la pantalla. Hace poco me pasó con Ariadna Gil que iba con su pareja, Vigo Mortensen, ella seca y escuchimizá y él avejentado y con una pinta de grounge-vendedor-del-rastro que echaba para atrás, con lo mono que está de Aragorn.

En el lado contrario pondría al modelo Jon Kortajerena al que vi en la Gran Vía y que es absolutamente espectacular. Muy delgado pero con una cara perfecta, conseguía que todo Dios que pasaba se le quedase mirando, entiendes por que es uno de los modelos mas cotizados del mundo.

Lo que si queda claro que eso de que todos los hombres son iguales, no se sostiene ni con clavos, afortunadamente hay una variedad infinita y son como la comida, que incluso te la puedes preparar de cientos de maneras diferentes. Disfrutad del hombre que tenéis al lado y sino buscad uno que seguro que lo encontráis. Y mientras viene ese príncipe de azul cielo catar de otras castas y colores, que eso no empacha, ni engorda.

Al final parece que lo acabé… Gracias por leerme.

jueves, 15 de septiembre de 2011

La bolsa o la vida

Hoy venía en el coche desde el trabajo, con los tradicionales atascos puntuales en la M40, miraba a todos los afortunados que, como yo, seguro que venían de trabajar y me dio por pensar algo ¿de verdad existe la crisis?. No me entendáis mal, no voy a poner en duda que haya gente que este en paro y que lo este pasando realmente mal, me refiero a esa especie de macro-crisis-global que parece que hay sobre medio mundo y mas sobre países como Grecia, Portugal, Irlanda (últimamente mas atrás en el ranking) Francia e Italia (escalando posiciones) y por supuesto nuestra querida España, rozando esos primeros puestos continuamente.
mundo$ Oyes las noticias, lees los periódicos y la sensación que te da es que quien decide los que van a estar en la lista de los mas arruinados del planeta son unas “agencias”, casi siempre americanas, que se basan en vaya usted a saber que para joder la vida a los pobres infelices que les ha tocado en desgracia nacer allí. Es como si unos cuantos descerebrados estuviesen jugando a un monopoli inmenso donde lo que se compra y se vende es nuestro futuro.
No entiendo nada de macroeconomía, mercados internacionales y demás historias, se me hace complicado solo pensar que deber ser, lo mismo soy muy inculto pero ¿de verdad está todo tan mal como nos quieren hacer creer?. Solo tenéis que ver por que sube o baja la bolsa, no se basan en ningún dato real, da igual como vaya tal o cual empresa, como se extienda un mínimo rumor, las acciones suben o bajan como la espuma, casi nunca hay una lógica basada en algo real.
Basta que cualquier jugador de monopoli anterior se levante un día con dolor de estomago, se acuerde que la noche anterior cenó queso griego para hundir a ese país. O que a otro le guste el flamenco para soltar una noticia medio buena que haga que a nuestro país le baje la deuda externa (?).
cerdo Se que suena muy básico pero es que ya no se que pensar por que miro al mi alrededor y veo a la gente haciendo lo mismo que siempre, ir a trabajar, comprar, tomarse algo en la terraza de un bar, pasear etc.. inocentes e incautos que, como yo, no tienen ni pajolera idea de que hablan todos estos ¿economistas?. Se ha perdido la sencillez hasta en eso, antes tu cultivabas patatas e intercambiabas tu mercancía con el que cultivaba tomates, así de simple. De algo tan básico hemos pasado a esto, da igual que mis patatas sean buenas o que los tomates de mi vecino sean los mejores, como alguien de una agencia americana no nos lo haya aprobado, apañado estoy, no nos compra ni el tato. Y como a un lumbreras de cualquier estamento en Luxemburgo le de por decir que tus patatas tienen la pulga marciana te hunde el negocio no a ti solo, si no a todos los que cultivemos patatas en 500 km a la redonda. Eso si, luego alguien se preguntará que es eso de la pulga marciana, pero para entonces, ya te han arruinado la vida.
Me pregunto que pasaría si durante un mes se cerrasen todos estos organismos. Bolsas, agencias económicas, Bancos Centrales… que dejasen ir al mundo a su bola, sin intervenir en nada ¿Nos iría mejor?

sábado, 3 de septiembre de 2011

Dulce Septiembre

No hay nada mas gratificante que volver después de un tiempo sin aparecer por tus lugares habituales y comprobar que todo sigue igual. Ahora que las vacaciones se acaban, que hasta el verano parece querer dejar de serlo antes de lo habitual, toca regresar a esa rutina aburrida y, sin embargo, maravillosa. Me explico.

Hace años, tuve un compañero que pasó por una racha bastante mala a nivel personal. Un día, después de unas vacaciones y tras las contestación típica que todos soltamos “pues aquí empezando la rutina” me contestó que podía dar gracias de la suerte que tenía por tener esa rutina. Esto me dio que pensar, desde otro prisma podría parecer que es la visión de alguien pesimista, pero habría que ponerse en su situación para entenderlo.

Por naturaleza somos pesimista o quizás no lo seamos tanto solo que de cara a la galería queda mejor, seguro que sabéis a que me refiero, cuando preguntas a alguien que tal les va, todo el mundo te saca sus mierdas, sus enfermedades, lo mal que están en el trabajo, lo poco que ganan, ¿de verdad hace falta? Si ya mas o menos nos conocemos todos, lo curioso es que, como dice el refrán, hablan mas los que mas tienen que callar. Me aburren.

Ahora que empieza una nueva temporada (laboral), que septiembre es como primeros de años, volvemos a imponernos metas que no cumplimos, o que se nos olvidan directamente a la semana, voy a proponeros una cosa a todos los que me conocéis y que no sois íntimos: Si os pregunto y no tenéis nada positivo que contarme, directamente ni me contestéis o con un “bien, gracias” será suficiente. Os lo agradeceré de todo corazón.

Aprovecho para saludar a todos los que me leéis alguna vez, veréis cambios en el blog. empieza una nueva etapa y que mejor que empezar de blanco puro, casi de cero. Como cuando compras un cuaderno nuevo, virgen, para llenarlo de notas, dibujos y todo lo que se te ocurra. Al fin y al cabo es casi lo mismo solo que internet tiene la cualidad casi mágica de poder ser una ventana al resto del mundo por la que lanzar mis pensamientos y opiniones para que todo aquel que quiera pueda leerlo.

Del verano, las vacaciones y demás ya habrá tiempo de hablar. Hay años que solo apetece no hacer nada especial y este ha sido uno de ellos.

Feliz regreso.

miércoles, 10 de agosto de 2011

“Reposiciones”. Algo para recordar.

Retomando aquella costumbre que había en las televisiones hace años de utilizar los veranos para reponer series (¿Recordáis todas las veces que han dado Verano Azul? seguro que si) o repetir programas que habían tenido su repercusión, y aprovechando que con estos calores lo único que apetece es no hacer nada he decidido que voy a hacer lo mismo.

Desde aquel primer pedazo de cielo al que subí allá por finales de Noviembre y que me hizo recuperar la magia acompañado de la fuerza suficiente como para impedir que Malamadre vistiese de Prada, sabiendo que hay cosas que mejor no recordar, a ese cuento en Navidad que me llevó al lado oscuro de rebajas en enero donde me encontré a los otros, aquellos que me caían tan mal, y entre recuerdos de New York me acordaba también de esas vidas simples o ejemplares, depende del color con que se mire.

A 45 revoluciones por minuto alguien me recordó que así iban los Maxis y no los LPs, Pan negro para él que en este caso es mas que llevarse un Goya. Y después de poner Fin a una primera parte llena de buenas intenciones me fui unos días a Miami donde no me encontré ni a Horatio, ni a Dexter ni “na de ná”. Regresé como un ave Fénix resurgiendo de mis propias cenizas y dando caña a todas esas Mamas-coñazo que nunca te reconocen que lo serán antes de parir y que casi se olvidan del Sexo, los zapatos y hasta del JB.

De la mano de Alicia y a través de los escaparates entré en el maravilloso mundo de la Gran Vía madrileña para conocer a Asunción y su turbio pasado que fue mas real que el 3D, también conocí a la joven Raquel que trabajaba en el Lope de Vega y que hacía los años por entonces.

Viajando por paisajes imposibles llegué a Dusseldorf donde se celebraba el Festival de Eurovisión este año y donde volvimos a quedar mal, como ya es tradición. La oscuridad de la derrota dio paso a un nuevo amanecer desde la Puerta del Sol rompiendo barreras y exigiendo mas y mejor democracia. Esto no impedía que en otro rincón, para mi entrañable, el cine Palacio, entrasen los herederos del último emperador para quedarse con un pedazo de nuestra memoria local.

Entre encuentros con viejos conocidos y despedidas de soltero me metí en Junio y me fui a 3Disney intentando no morir en el intento. Con mucho Orgullo y algún que otro prejuicio celebré el día mas Gay del año con muchas fotos. Hice un amago de cierre por vacaciones y me largué, para celebrar con vosotros este verano de temperatura ideal, a la isla de Ibiza a intentar recuperar aquella magia del principio.

Que tengáis o sigáis teniendo muy buen verano y unas felices vacaciones.

domingo, 24 de julio de 2011

People from Ibiza - Fotos

DSC06928b No hace tantos años, esta isla mediterránea era el remanso de paz y retiro espiritual de occidente para los hippies de medio mundo civilizado. Claro que entonces no había una especulación inmobiliaria atroz y esperpéntica como la actual y Franco parecía hacer la vista gorda ante fenómenos como este. De haber sabido de que iba, hubiese enviado a la legión, cabra incluida, a poner orden.
Eso no ocurrió, por contra, el dineral que entraba del turismo europeo en general tanto aquí como en toda la costa mediterránea, venían muy bien a unas arcas dictatoriales que no eran muy boyantes, y eso que no existía ni la deuda externas ni los mercados financiaros ni leches fritas de estas de ahora que nos traen de culo en la actualidad. Franco vendía una imagen de España, o mejor, dejaba que comprasen, por que dudo que ese señor entendiese de marketing, muy distorsionada de la realidad de aquellos años que inevitablemente eran en blanco y negro por mucha rubia sueca que anduviese por nuestras playas.

Con los años se ha pasado de aquella gloriosa época transgresora al “Flower Power Party” en el Pachá, de los desconocidos greñudos a la invasión de nuevos ricos y a la panda de frikis televisivos actuales vestidos de mamarrachas horteras para salir en la foto en la que es la discoteca por excelencia de la isla y ésta una de sus fiestas anuales imprescindible (para cualquier famosete que se precie, claro), única que parece mantener el nombre y el espíritu de cierta época y que no ha sucumbido al cambio de nombres y de estilo de otras salas como la Ku, actual Privilege (si no ha cambiado ya, que ando algo perdido).

DSC06985b Antes ir a Ibiza era una especie de sueño, hoy solo es un vuelo de ida y vuelta en 24 horas para disfrutar de parte de la noche de una isla que con paciencia y buen ojo ofrece muchísimo mas. Pero en estos tiempo en que la inmediatez es el síntoma de la decadencia cultura del mundo, para muchos es mas que suficiente. Es añadir otro trofeo mas a la lista de barbaridades que se hacen de jóvenes. Lo mismo da amanecer en la puerta de un after en el centro de Madrid que despertar borracho perdido en el parking del Amnesia. A los dos días será una anécdota mas que contar a los amigotes de copas.

A día de hoy, aquellos hippies, se han reconvertido en modestos empresarios que lo mismo tienen un chiringuito de lo mas cutre en cualquier cala qué un típico puesto de mercadillo vendiendo de todo menos baratijas, que hasta en esto, Ibiza es diferente. Otros, no tan modestos, regentan bares de copa de medio lujo donde va lo mas granado de la noche ibicenca, eso si, dejando la mochila en el armario, que para sacarla, ya está Telecinco. El lujo a nivel de calle se ha adueñado de parte de la isla, la de la capital, que ha sucumbido al dinero fácil de quién va dispuesto a soltarlo sin ningún tipo de reparo.

DSC07073bLeyendo cualquier guía turística de la Isla, da la sensación que se ha convertido en otro Parque temático mas con sus atracciones, restaurantes y tiendas de recuerdos al uso. Imagino que es el signo de los tiempos, el turismo depredador arrasa allá donde se abre un hotel y una agencia de alquiler de coches. La pena es que en nuestro país ha importado mas la cantidad de hoteles que la calidad de lo que quedaba alrededor e Ibiza no ha sido una excepción. Poco a poco los hippies han dado paso a otras tribus globalizadas que van desde aquellos frikis del flower a la horda de ciertos británicos borrrachuzos y ordinarios que nadie entiende que hacen aquí y dicho sea de paso, en ningún sitio. Turismo tan zafio y cutre no merece tener espacio en ningún lugar.

Aún así y con todo lo malo que pueda tener, sigue siendo un sitio especial en el que, como decía antes, si sabes buscar con algo de paciencia, encuentras tu lugar. Ese que hará que repitas y eches de menos nada mas salir de la isla. Por mi parte nunca olvidaré el amanecer en Es Cavallet, tumbado en una hamaca mientras… (secreto de sumario). O aquel viaje en globo por el interior de la isla, regalo de alguien especial y los bocadillos de cecina de después en un pueblo de cuyo nombre no consigo acordarme. También hubo noches de discoteca y excesos pero eso es otra historia…

Al igual que Sevilla, Ibiza sigue teniendo su gente… aunque aquí por aquello de ser mas internacionales es como dice el título, “people from Ibiza”. ¡Ah! y por siempre IBIZA y no como se empeñan ahora los nacionalismos catetos, Eivissa, cagada de marketing donde las haya. Que poca apertura de mentes… lástima.

Os dejo unas cuantas fotos además de las que ya habéis visto mas arriba.

martes, 12 de julio de 2011

Cerrado por vacaciones

cerradoVac
Hace no tantos años este cartel se colgaba de las puertas cerradas a cal y canto de la mayoría de comercios de nuestro país, al menos de los del interior, del uno al 31 de Agosto, en la costa era todo lo contrario, evidentemente. En pocos años esta costumbre ha ido a menos, e incluso ha desaparecido de barrios y ciudades enteras. El octavo mes del año ha dejado de ser el favorito por una mayoría de españolitos debido, en primer lugar, a las necesidades de las empresas empeñadas cada vez en abrir mas días e incluso mas horas y a los precios abusivos de los hoteles en este mes. Esto sumado a la nube gris de la crisis que planea por encima de todos nosotros y que hace que a pesar de que tengamos un trabajo mas o menos estable, te acompañe siempre la duda y el miedo al despido lo que obliga que a la hora de gastar mires hasta el último céntimo.

Buscando algo positivo, esto ha llevado a un cambio de mentalidad y de hábitos a la hora de coger las vacaciones y nos ha llevado a descubrir que durante todo el año podemos aprovechar para hacer cualquier viaje y que además sale bastante mejor de precio. Hoy es mas normal irte a ver cualquier ciudad de Europa en Mayo o Junio, donde los días son largos, el calor es menos intenso y el coste, digamos que, mas razonable. Tenemos la suerte de que el sol en nuestro país nos acompaña prácticamente todo el año y lo que ya habían descubierto los nórdicos europeos ahora parece que lo estamos haciendo nosotros, ponerte moreno en cualquier playa de las islas Canarias en plenas Navidades. También hemos descubierto, así de repente, el llamado turismo rural, lo que antes se llamaba sencillamente “ir al pueblo”.

Si es verdad que hay una semana mágica, la que coincide con el día quince, festivo en todo el país, donde si que se ve algún cartel, casi siempre en negocios pequeños de índole familiar donde todavía parece quedar cierta tradición, aunque es casi anecdótico y que te hace recordar de manera entrañable aquella infancia donde tu desaparecías de la ciudad con tus padres a la vez que cientos de miles de personas mas.

En mi casa, el día uno de Agosto, e incluso el 31 de Julio, dependiendo del turno de mi padre, ya tenía mi madre las maletas preparadas y en cuanto llegaba de trabajar nos encasquetábamos en el 127 y no aparecíamos por Madrid hasta el uno de Septiembre. Y como nosotros, muchos mas por que entonces lo hacíamos todos a la vez, casi a la misma hora. Los de mi edad sabréis de que hablo, horas interminables en la carretera con caravanas prácticamente desde que salíamos de casa hasta que llegábamos a nuestro destino. Aún recuerdo un viaje a mi pueblo en el que tardamos cerca de ocho horas, un trayecto que hoy se puede hacer en menos de tres aunque entonces yendo bien se podía hacer en cuatro horas y media.

Eran otros tiempos, el de la tortilla de patata y los filetes empanados para merendar en una cuneta de la carretera. O en el que para descansar, se hacía parada en Talavera de la Reina y mi madre siempre acababa comprando cualquier objeto de cerámica para alguien. Parece como si toda una época hubiese sido enterrada por las actuales autopistas, las modernas áreas de servicio con bastante menos encanto han sustituido todo aquello y hoy, unos sándwiches, unas patatas fritas y unas coca colas sirven como alimento ocasional en viajes que no se hace tan largos ni tan pesados, gracias también a los vehículos actuales, mas cómodos, modernos y rápidos.

Evidentemente, hemos ido a mejor en muchas cosas, pero yo hecho de menos aquella tortilla y aquellos filetes empanados en mitad de ningún sitio. En cualquier caso, como siempre digo, cualquier tiempo pasado no fue mejor, solo pasado.

Felices vacaciones, cuando las tengáis, a mi aún me queda.